>Bioterrorismo: ¿hora de aprender?

>

Por Nelly Patricia Montoya Rios

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “el riesgo de que un país latinoamericano o del Caribe sea el objetivo directo de un acto terrorista internacional es leve”; sin embargo la OPS ha invitado
a las entidades de salud “para prepararse y responder ante cualquier emergencia potencial que sea el resultado de un ataque terrorista: biológico, químico o radiológico”, que afecte a individuos, comunidades y gobiernos.

El bioterrorismo se reconoció tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, cuando terroristas intencionalmente dispersaron el Bacillus anthracis  entre poblaciones civiles en Estados Unidos.

Las armas biológicas tienen antecedentes. En la conquista española  la epidemia de viruela fue introducida por soldados españoles en el ejército Inca de Atahualpa, el ejército de Francisco Pizarro conformado por sólo 120 soldados, derrotó a 80.000 indígenas. El ejército británico también utilizó la viruela contra los nativos
norteamericanos, al entregar mantas que habían sido usadas por enfermos con viruela, diezmando a tribus nativas de Norteamérica.

Cada país por sugerencia de la Organización Mundial de la Salud ha ido generando planes de acción; por ejemplo el Centro Nacional de Microbiología, en España trabajó en un plan contra el bioterrorismo que hoy el Presidente Zapatero de España ha llevado de Defensa a la Presidencia de su Gobierno.

Hoy Estados Unidos cuenta con un programa de sensores biológicos en 30 ciudades, en el que realizan análisis de aire, genético y detección de patógenos; y pronto lanzarán la tercera generación de sensores
biológicos, el cual permitirá resultados en tiempo real, según reportes de la web NTI.

Para los colombianos el bioterrorismo no ha generado motivo de preocupación, sin embargo durante las tres últimas décadas la violencia interna, la presencia de la narco-guerrilla y el narco-paramilitarismo ha utilizado distintas formas de terrorismo.

Natalia Escobar y Julieth Vega publicaron en la revista colombiana de “Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad” que las instituciones encargadas de la defensa nacional colombiana, deben optimizar su sistema estratégico y de seguridad, mediante la incorporación de protocolos de bioseguridad. La habilidad para
reaccionar eficaz y oportunamente ante la ofensiva con armas biológicas, depende del conocimiento y el entrenamiento de los grupos interdisciplinarios responsables de la seguridad en nuestro país.

www.radiopalmira.com

Nelly Patricia Montoya R. 

Acerca de Graciela Mariani

Arquitecta Planificadora Urbana y Regional
Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s