>Emprendedores / Historias que pueden enseñar cómo iniciar una actividad propia

Una argentina fabrica el único papel que dura 100 años

Es fotógrafa y tiene la planta en Berazategui; el producto es libre de ácido y se usa en museos

Olga Arean espera ansiosa la llegada de abril. Ese mes viajará a Qatar para competir por el Premio a la Mujer Empresaria que otorga la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad). En esa terna, se enfrenta con otras nueve mujeres y está confiada: cree que, tras una década de investigación sobre la conservación del papel, su empresa Conservarte, la única de la región que produce papel libre de ácido, le permitirá alzarse con el preciado galardón.
“Diez años es mucho tiempo. Trabajamos mucho en este proyecto. Cuando empecé a nadie le importaba el tema y hoy estamos logrando que el público comprenda la fragilidad de un documento. Las fotos, los títulos universitarios, las obras de arte…, todas estas cosas sucumben al paso del tiempo, pero nuestros sobres y cajas permiten conservarlos por 100 años”, resume Arean.
La fotógrafa y conservadora, de 53 años, se formó en Estados Unidos y se animó a montar su planta en al Parque Industrial de Plátanos en Berazategui. Conservarte abrió sus puertas en 2001.
“Atrás de eso ya venían arrastrados años de investigación. Yo empecé importando el producto, pero me negué a seguir y confié en que podía hacerlo yo misma con la gente de mi país… Creí firmemente que podíamos crear trabajo y hacer las cosas bien”, recordó.
Para empezar, Arean se juntó con una ingeniera y empezó a testear los papeles. Inmediatamente después, aplicó y obtuvo un crédito por US$ 10.000 que entregaba la provincia de Buenos Aires a proyectos innovadores.
“Con eso hicimos la primera bobina de papel. Todo fue testeado junto con el INTI [Instituto Internacional de Tecnología Industrial] y conseguí una patente de invención por desarrollar un polímero que controla la temperatura en las cajas y forma una barrera contra insectos y humedad”, relató Arean, que comenzó en un garaje y luego pudo instalarse en el predio industrial.
La empresa desarrolló tres productos exclusivos: Permafot, un papel permanente libre de ácido; Permart, una cartulina libre ácido, y Permaon, cartón corrugado con las mismas condiciones y polietileno neutro, que conforma la barrera contra la humedad.
“Nuestra cartones protegen por 100 años cualquier documento y nuestros precios son un 150 por ciento más económicos que los importados”, dijo. Salió a vender sus productos acompañados por un servicio integral de conservación, que incluye el asesoramiento y la recuperación de documentos.
Entre sus clientes están la biblioteca del Congreso de la Nación, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo de la Casa Rosada, el Centro Cultural Ricardo Rojas, la Escuela Argentina de Fotografía, la Fundación Antorchas, la Fundación Jorge Luis Borges y la Fundación Parque de España.

Crecimiento y desafíos

La empresa también tiene clientes en el exterior en países como Chile y Ecuador. “En 2008 las exportaciones fueron el 30 por ciento de nuestro negocio y si bien el año pasado no tuvimos mayores envíos, confiamos en que eso va a cambiar”, agregó la emprendedora, que hizo el taller de formación empresarial de la Fundación Empretec, en donde aprendió a “correr riesgos calculados y a planificar”.
Conservarte facturó medio millón de pesos en 2008 y el año pasado duplicó esa cifra. “Esperamos crecer este año también”, dijo Arean.
“Tenemos varios desafíos enfrente. Uno es llegar a las empresas con nuestro mensaje. Lo cierto es que todas las compañías que certifican ISO deben guardar documentos y nuestras cajas libre de ácido son ideales para eso. Voy a visitar empresas para llevar y explicar el mensaje”, agregó. Para la emprendedora el otro gran desafío es explicarle al consumidor final la importancia de guardar los documentos en la forma adecuada.
“La gente no es del todo consciente sobre el tema. Piensa que, enmarcando un título, lo va a proteger, y eso está muy lejos de la verdad. Tenemos que trabajar para que entiendan los beneficios de nuestros sobres y papeles”, concluyó, tras anticipar que está trabajando en el desarrollo de un papel que “conserve naturalmente lo que se le imprima por más tiempo”.
Mercedes García Bartelt
garciam@lanacion.com.ar


Acerca de Graciela Mariani

Arquitecta Planificadora Urbana y Regional
Esta entrada fue publicada en Entrevista, Papel que dura 100 años. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s