>Crítica de libros / Ensayo
Un dúo con vidas múltiples
Los filósofos Gilles Deleuze y Félix Guattari escribieron en conjunto con la idea de borrar sus huellas personales. Una exhaustiva biografía los traiciona para esclarecer el aporte conceptual de cada uno a libros tan influyentes como El Anti-Edipo

Deleuze y Guattari, en 1980

Un dúo con vidas múltiples
 Foto: GZA. EDITORIAL
Por Gustavo Santiago
Para LA NACION

Gilles Deleuze y Félix Guattari. Biografía cruzada
Por Francois Dosse
FCE
TRAD.: Sandra Garzonio
692 Páginas
$ 120


“Al filósofo no se lo reconoce por sus palabras, sino por su modo de vivir.” Esta frase de Séneca es representativa de una relación entre vida y filosofía plenamente vigente en la Antigüedad, pero que se ha ido debilitando con el correr de los siglos. Sócrates, Epicuro o Diógenes eran valorados por su vida filosófica antes que por sus dichos; hoy, en cambio, si se espera algo de un filósofo, es que exponga su pensamiento acerca de múltiples cuestiones, no que exhiba su vida “privada”.
El historiador parisiense François Dosse afronta el desafío que implica contar la vida de un filósofo y lo lleva al extremo. No tanto por el hecho de que aborda dos vidas en lugar de una, sino porque se trata nada menos que de la vida de dos especialistas en tornar imperceptibles sus propias huellas -cruzándolas, borrándolas, deformándolas-, como Gilles Deleuze y Félix Guattari.
El monumental texto, de casi setecientas páginas, está ordenado cronológicamente y dividido en tres partes: la primera abarca los períodos en los que la vida y producción de ambos intelectuales se desarrollaron de manera individual; la segunda se concentra en los tiempos de producción conjunta, cuando dieron forma a libros capitales como El Anti-edipo (1972) y Mil mesetas (1980); y, finalmente, la tercera se ocupa del tramo final de sus vidas y de la posibilidad de una prolongación de su trabajo en una generación posterior. A lo largo de todo el texto, Dosse intenta combinar las anécdotas -en su mayor parte obtenidas a partir de entrevistas con alguno de sus protagonistas directos- con la exposición de los principales conceptos que van emergiendo en la producción conjunta del dúo “esquizoanalítico”.
En el terreno de las anécdotas, se pueden encontrar algunas noticias sobre la vida íntima de los biografiados: referencias acerca de cómo se conocieron Deleuze y su esposa Fanny, o detalles de los avatares de la última relación amorosa de Guattari, con la actriz serbia Tatiana Kecojevic -36 años menor que él-, que tuvo lugar durante su último mes de vida. Tampoco faltan las anécdotas de color, como aquella en que se cuenta cómo Guattari tuvo que pagar de su bolsillo el viaje y la estadía de Borges, cuando el escritor argentino fue a dictar una conferencia sobre Kafka invitado por el Centro Beaubourg. Muy atractivas resultan también las numerosas referencias a Lacan, que permiten ir siguiendo su relación con Deleuze y Guattari, vínculo que atraviesa momentos de profundo reconocimiento mutuo y estalla con la aparición de El Anti-Edipo (1972). Una discípula de Lacan, Catherine Millot cuenta que “Lacan estaba furioso y había dado la consigna de que no haya debates organizados en su escuela sobre este libro”.
En cuanto a los conceptos creados por el tándem, Dosse rastrea algunos elementos clave de su gestación, explica sus principales características y proyecta sus consecuencias en las generaciones posteriores. En ese sentido, quizá los mejores ejemplos de este trabajo sean las páginas en las que trabaja con la idea de “agenciamiento”, tan cara al pensamiento de Deleuze y Guattari, y aquellas en las que se ocupa del “ritornelo”. Acerca de este último, tras reconocer que “no es fácil distinguir entre lo que pertenece a Deleuze y lo que pertenece a Guattari”, afirma con total convicción que “el concepto de ritornelo se origina en este último -Guattari-, que es músico y siempre ha tocado el piano. Además, en 1979 dedicó un texto personal al ritornelo”.
Esta última cita permite apreciar uno de los aspectos más cuestionables del trabajo de Dosse. Es sabido que Deleuze y Guattari, en los textos que elaboraron juntos, no sólo se propusieron borrar sus huellas personales, sino que explícitamente plantearon su interés de que no se distinguieran los aportes que cada uno de ellos había realizado. Recordemos que, siguiendo a Spinoza y Nietzsche, sostienen que cada singularidad, cada ser humano, está conformado por multiplicidades. No hay identidad, sino multiplicidades devinientes que se conectan entre sí. Esto los lleva a afirmar, en la introducción a Mil mesetas : ” El Anti-Edipo lo escribimos a dúo. Como cada uno de nosotros era varios, en total ya éramos muchos”. Conociendo la postura de sus biografiados, Dosse, sin embargo, la traiciona. Buena parte del libro está dedicada a un empeño que Deleuze y Guattari no dudarían en calificar como “policíaco”: determinar, en los trabajos conjuntos, la paternidad de los conceptos más relevantes, con especial esmero cuando considera que su creador es Guattari. La justificación que el autor brinda para su actitud es que en la actualidad se ha desatado un proceso de “desguattarización” de la obra de ambos pensadores. La intención de Dosse es “rectificar algunas distorsiones que llevaron a disminuir e, incluso, a hacer desaparecer a Guattari, para destacar únicamente el nombre de Deleuze”.
Una mención especial merecen las fotografías que acompañan el texto. Se trata de casi treinta fotos en blanco y negro, entre las que se destacan una de Deleuze vestido de payaso, con tres años de edad; una con sus hijos Julien y Émilie y con Fanny en Grecia; y otra en la que ambos pensadores están mirando la televisión junto a uno de los hijos de Guattari, Bruno.
Si bien, como se sostenía inicialmente, parece desacertado en nuestro tiempo exponer la vida de un filósofo para rendir cuenta de su pensamiento, es indudable que el libro de François Dosse contribuye a esclarecer algunos de los factores que incidieron en la conformación de esa “máquina de guerra” que supieron componer ambos pensadores.
© LA NACION

Acerca de Graciela Mariani

Arquitecta Planificadora Urbana y Regional
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s