>

TONY PUIG PICART
“Mágico es lo que sucede, lo que nos preocupa”

El especialista catalán en gestión cultural pasó por nuestra ciudad y fue categórico: habló de la cultura como transformación y expresó que “toda gestión cultural que no acompañe el crecimiento personal y colectivo debe reinventarse o desaparecer”. 
“Mágico es lo que sucede, lo que nos preocupa”
“Seamos atractivos, trabajemos desde los grandes valores universales a los temas de lo individual”, planteó Puig Picart a los santafesinos.

Foto: Pablo Aguirre

Florencia Arri  cultura@ellitoral.com

“Un hombre con el que jamás una conferencia ha sido parecida. Un hombre que luchó por arrancar kilómetros de playa a Barcelona para los ciudadanos. Un hombre con la mente en flor; de pantalones rayados o a cuadros generalmente; de lentes de colores anaranjados, verdes y lilas y de cabeza también a veces bien anaranjada y a veces lila. Un creativo de aquéllos, no sólo pintoresco sino un comunicador que logró que el mundo comience a razonar algunas cosas porque él comenzó a cantarlas”.

Así definió María de los Ángeles “Chiqui” González, ministra de Innovación y Cultura de la provincia, a un Tony Puig Picart que la desafió minutos antes de presentarlo con un “invéntame”. Fue ante un auditorio repleto de hombres y mujeres de la cultura santafesina y provincias vecinas que acudieron a La Mirage para participar de su seminario “La gestión cultural en época de crisis mundial”, y se encontraron con palabras transformadoras.
El disparador fue planteado por el catalán, quien expresó días antes de su llegada que “en épocas de renovada esperanza, de nuevos modelos de vida, algunos valores se renuevan y cobran diferente sentido. La crisis mundial contemporánea es el más apropiado escenario para la cultura con valores”; y desafió con el planteo de una nueva herramienta: “La creatividad en el uso de nuevos recursos para la trama social”. Sucede que, para este pensador que impuso en el mundo el concepto de “marca ciudad”, “cultura es transformación, no consumo. Estamos en tiempos de relatos relevantes, relatos transformadores que plantean preguntas actualísimas. Los de la cultura planteamos preguntas en todo lo que hacemos, de allí que debemos formular las necesarias en este momento, las preguntas sobre el sentido de la vida”.

“Seamos sex”
El concepto fue categórico: “Toda gestión cultural que no acompañe el crecimiento personal y colectivo debe reinventarse o desaparecer. Debemos dejar de hacer “cositas’; la cultura que no apela a cada persona para que transforme su vida, para que viva mejor, con más convivencia y más creatividad, es sólo espectáculo; no sirve para nada, es una superestructura innecesaria. Hay que llegar a la gente para que se haga preguntas, para que se cuestione y decida vivir con más sentido, compartiendo más y creando más. Lo más importante es lo que sientan los ciudadanos cuando vengan a nuestras acciones, que se sientan más acompañados, que se autocreen, se autoreafirmen. A partir de allí, de esa reconstrucción personal, va a mejorar todo el entorno de lo público. Lo mágico es lo que sucede, lo que nos preocupa. Debemos hacer las preguntas pertinentes a la cultura” para, desde allí, proponer “conócete, transformémonos; la cultura sirve para esto. Acompañemos a los ciudadanos desde proyecciones vitales completas; seamos sex. Si no seducimos, si las cosas no interesan, nadie va a venir a nuestro centro. Seamos atractivos, trabajemos desde los grandes valores universales a los temas de lo individual, ¿qué hacer para nuestro pueblo, para nuestra provincia?”

La ciudad, “un conjunto de barrios”
Las preguntas surgieron del auditorio, con planteos concretos de rostros santafesinos, chaqueños, correntinos y entrerrianos. En realidades semejantes, emergió la disparidad entre “el barrio y el centro” como “dos extremos encerrados de la ciudad”, y Puig Picart formuló la necesidad de “cambiar de marcos mentales. Una ciudad es un conjunto de barrios, la suma de todos ellos. Cada barrio tiene que tener su centro cultural. La ciudad tiene evidentemente un centro, una edificación cultural que podemos y debemos descentralizar generando centros culturales más interesantes en los barrios que en el centro. Así hicieron en las ciudades de Bogotá, Curitiba, Medellín. ¿Cómo enfrentar la violencia en Buenos Aires? Como lo hicieron en Medellín: a partir de bibliotecas, grandes bibliotecas, no pequeñitas, que sean orgullos de ciudad y, conectadas entre ellas, que sea centro cultural para la paz. Nosotros las llamamos “áreas de nuevas centralidades’ bien conectadas, con transporte. La conexión es lo que existe, no la periferia y el centro; una ciudad es un conjunto de barrios”.

— ¿Cómo se logra la red entre los barrios?
— Lo primero es que la gente que esté en los centros culturales tenga una mente amplísima. Hay una manera de pensar que es clave: si queremos que haya unión, lo primero que debemos hacer es sentarnos y juntarnos en una red. La conexión no surge porque sí: sentémonos, pensemos juntos qué vamos a hacer, conozcámonos y trabajemos compartiendo. Luego, trabajar proyectos bajo un mismo concepto de convivencia y creatividad. Cualquier proyecto que no facilite potenciarlas no es aceptado porque los centros culturales servimos para eso, para la convivencia y la creatividad. Un valor se puede pensar y trabajar de muchas maneras, siempre será mejor si es pensado por personas distintas. Necesitamos que todos pongan a trabajar su inteligencia y su creatividad por un mismo valor. Cuando piensas diferente lo gestionas de una manera distinta y lo muestras diferente. En lo personal, ya no podría concebir trabajar sólo en un centro cultural, encerrado, me moriría de asco; porque lo importante es trabajar con otra gente.

—¿Cómo se genera el cambio?
—Formando nuevos marcos mentales, que se construyen repitiendo. En Barcelona nos pasamos diez años diciendo “Barcelona más que nunca’, “Barcelona va para adelante’; y logramos que los ciudadanos cambien sus marcos mentales, pero para ello acompañamos con los servicios y los proyectos para que esto funcione, pero si no cambiamos el marco mental la gente no se da cuenta de las cosas. Si yo quisiera trabajar por la violencia en Buenos Aires, uno de los marcos mentales sería “cooperemos, trabajemos juntos’, “comprendámonos’; lo diría siempre, siempre, durante años hasta que la gente construya desde allí su marco mental y por él se transforme y pueda vivir de otra manera. Pero para ello debemos llegar al sentimiento de la gente, impactarlos, estar con ellos. Los trabajadores de la cultura debemos ser creativos cuando definimos el valor, repetirlo para hacer de él un nuevo marco mental que genere el cambio.

— En este escenario, ¿cuál es el rol de los artistas?
— Crear para el mundo de hoy, plantear obras que nos cuestionen a los ciudadanos, que cuestionen a la ciudad y estaremos con todos ellos. Pero el problema de las artes hoy en día es que se han vuelto repetitivas, son el discurso sobre el discurso, del arte por el arte. Esto no siempre ha sido así. Sobre todo en la plástica -no en la literatura ni el video, ni algún teatro, en eso somos claros-, el arte suele ser un callejón sin salida. Las entidades que son como tumbas faraónicas para exponer el pasado sin cuestionar el presente, que convocan a actos vacíos para salir en la prensa, deben desaparecer. Esto no es cultura, es puro espectáculo. Yo lo respeto porque están ligadas al sector negocios; pero por favor, a esta gente, ni un peso público.

—————————–
Quién es
Toni Puig Picart estudió Teología, Filosofía y Arte. Precursor de la transfiguración de numerosas ciudades argentinas -como Buenos Aires, por ejemplo-, marcó una tendencia en líderes culturales que conducen prestigiosas instituciones en nuestro país, quienes continúan las tendencias planteadas en sus libros. Entre otros antecedentes, Puig Picart es profesor de marketing de servicios públicos en el Instituto de Dirección y Gestión Pública de Esade, en Barcelona, España; y codirector de la editorial multimedia Ajoblanco, en ese país. Actualmente, es asesor para la creatividad e innovación del sector administrativo y asociativo en España y Lationoamérica. Conferenciante transatlántico, ha participado de numerosas campañas políticas en Latinoamérica.

Acerca de Graciela Mariani

Arquitecta Planificadora Urbana y Regional
Esta entrada fue publicada en Entrevista, sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s