>

Encendamos una vela en señal de esperanza
Queridos amig@s:

Normalmente escribimos para transmitir buenas noticias, pero esta vez es mucho más agridulce.

A principios de esta semana, Barack Obama y los líderes de otros grandes países anunciaron que no iban a lograr ningún acuerdo vinculante en Copenhague, ya que, según ellos, necesitaban más tiempo, a pesar de los cinco años de preparación que ya han tenido.

Esto es un hecho triste y peligroso, ya que el planeta se está quedando sin “próximos años”, aunque nos da más tiempo para organizar un movimiento que logre hacerles respetar lo que dicta la ciencia.

Es por esto que ha llegado la hora de dar pasos importantes. El mundo te necesita una vez más.

El fin de semana en medio de la conferencia de Copenhague (11-13 de diciembre) tendrá lugar una movilización general. Nuestro mensaje colectivo será “El mundo quiere un acuerdo real”. Personas de todo el planeta están exigiendo un acuerdo sobre el clima que sea global y vinculante que se base en los datos científicos más recientes y en principios de justicia e igualdad.

El sábado 12 de diciembre habrá grandes manifestaciones en muchas ciudades y el domingo día 13, comunidades religiosas de todo el mundo harán sonar campanas, tambores y cornetas 350 veces.

Esperamos que nos puedas ayudar a organizar una vigilia a la luz de las velas en algún lugar icónico o estratégico en tu zona el viernes o el sábado por la noche (11 o 12 de diciembre). En todo el mundo, la gente se reunirá con linternas o velas para solidarizarse con los habitantes de los países que más se enfrentan al desafío de su propia supervivencia.

Haz click aquí para registrar una vigilia en tu zona: www.350.org/es/vigil

A la larga, todos nosotros sufriremos los efectos de la subida del nivel del mar, las sequías y el aumento de las temperaturas, que afectará a la producción de alimentos. Sin embargo, ahora mismo (este año, esta década), ya hay países que están al límite, que se encuentran ya luchando por un cambio real en Copenhague y necesitan tu ayuda para hacer que sus voces sean escuchadas.

Como ya dijo el presidente de Maldivas, Mohammed Nasheed, en una cumbre a la que asistieron los países más vulnerables la semana pasada:

“No firmaremos un pacto global de suicidio colectivo, ni en Copenhague ni en ningún sitio”.

En su lugar, tanto él como otros países hicieron un llamado a un “pacto por la supervivencia” para que los países desarrollados se comprometan a reducir sus emisiones de CO2 para que los niveles puedan volver a 350. Ellos conocen bien la verdad matemática sobre el cambio climático: 350 = Supervivencia.

Muchas de las vigilias tendrán lugar en lugares icónicos de diferente importancia simbólica y otras se harán delante de consulados y embajadas de Estados Unidos. Esto último se debe a que Estados Unidos ha sido, durante toda la historia, el principal responsable de las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero también porque, si quisiera, Estados Unidos podría liderar el camino hacia una política climática sensata. La elección de Barack Obama como presidente acabó con el veto automático al progreso que había estado llevando a cabo Estados Unidos, pero todavía no ofrece suficientes soluciones y sigue sin llegar a lo que los científicos consideran necesario. Además, Obama todavía no ha mostrado el liderado que esta crisis requiere.

Realmente, la supervivencia a corto plazo de muchos países y la salud a largo plazo del planeta están en manos de Obama y del Senado de los Estados Unidos. Sus posturas, junto con el liderazgo que muestre la Unión Europea, China y otros países pueden decidir o descartar un tratado global sobre el clima. Las decisiones tomadas por este reducido grupo de personas determinarán en gran parte si el mundo lograr llegar a un acuerdo; no un acuerdo cualquiera, sino uno que sea lo suficientemente fuerte como para sacarnos del borde del abismo que nos lleva a la catástrofe climática y ponernos rumbo a 350. Su valentía (o su falta de valentía) contribuirá a establecer el futuro del planeta durante mucho tiempo.

Las velas que encenderemos serán símbolo de la esperanza. www.350.org/es/vigil

Seguimos hacia delante,
Bill McKibben en nombre de todo el equipo de 350.org

PD. ¿Puedes compartir esta llamada a la acción? Comparte el mensaje en Facebook, Twitter y donde puedas.
 

Ayúdanos a planear una “vigilia por la supervivencia”
A mitad de las negociaciones sobre el clima de Copenhague, personas de todo el mundo se reunirán para solidarizarse con las naciones y personas para las cuales una solución tardía contra el cambio climático podría suponer la extinción. ¿Puedes ayudarnos a planear una vigilia?

Qué: Una vigilia (manifestación silenciosa) con velas.

Por qué: Para enviar un claro mensaje a los líderes políticos de todo el mundo que decidirán el futuro del planeta.

Dónde: En algún sitio donde vivas que sea icónico (de gran belleza y pintoresco) o estratégico (como la embajada o consulados de los Estados Unidos)

Cuándo: la noche del viernes 11 de diciembre o del sábado 12 de diciembre.

Quiénes: Tú, tus familiares, amigos, vecinos y personas en todo el mundo.

Haz click aquí para empezar y registrar tu vigilia: www.350.org/es/vigil

Acerca de Graciela Mariani

Arquitecta Planificadora Urbana y Regional
Esta entrada fue publicada en Cambio Climático. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s